lunes, 14 de noviembre de 2011

llueve


Llueve,

la soledad se inunda,
el corazón sediento
quiere beber.

Abro mis labios
a la dulce agua celeste.






8 comentarios:

O Profeta dijo...

Os olhos que choram
Não sabem mentir
As mãos que me tocam
Levam à alma o sentir

O abraço sincero
Aplaina meu corpo frio
Veste-me de sol ardente
Solta meu sonho em azul rio

Os sonhos perdidos
As juras e promessas que fazia
Guardei-as num cofre
Lancei à maresia

Mágico beijo

marpa dijo...

Así como el calor transmuta el agua salada del mar en agua de vida,
el amor y la compasion liberan
a la mente confundida de su ilusion.

Un saludo

Janeth dijo...

La fresca y serena agua, calma la sed del caminante...

Mis ojos buscaron el verde y el azul, el agua de la fuente, la tierra del jardín, los pájaros juguetones y las palomas que se paseaban ante m... Y me llené de su Belleza y su ternura sublime, de su poesía sin igual transparente, de su Paz infinita, de su Serenidad sin límites.

TORO SALVAJE dijo...

Que bien inspira la lluvia.

Besos.

sunny dijo...

obrigado e beijinhos, profeta

sunny dijo...

saludos marpa,

suspiros como mareas
llenan el océano
de luminiscencias

sunny dijo...

janeth,
cada ráfaga de brisa
es una nueva oportunidad de cambio

cariños!

sunny dijo...

si, toro,
cuando no hay escapatoria,
inspiramos mas hondo...

besos!