martes, 17 de junio de 2008

Navego

Ahá! Navego!
Eres el viento que impulsa mi vela,
sin tregua.

Atravesada por el más infinito espacio,
navego, me rindo,
a ser navío y ola.

Sin buscarte,
encuentro mi alma en tus huellas.


1 comentario:

runner48 dijo...

Cuando las palabras brotan del corazón se convierten aire fresco para quien las escucha o lee.
Tus palabras son aire en las velas para los que tenemos la suerte de vivirlas.