miércoles, 30 de julio de 2008

desierto


El desierto se mueve,

cada grano de arena tiembla.

¿Es el calor que crea espejismos?
¿Acaso mi gemido llega hasta allá?

¿o es el intento de levitar hacia lo alto
que ha ido impregnando la Tierra?

5 comentarios:

amor y libertad dijo...

confío en que este calor en mi pecho al llegar a tu blog sea un espejismo, pero creo que no lo es

bs

Juan Miguel dijo...

Podría decir que formamos parte de un todo y el poeta lo puede sentir, se inspira en el espíritu que nos mueve.

Saludos.

runner48 dijo...

espejismo y realidad partes de un todo, desiertos interiores que no conocen límites...es lo que me trae a la mente tus líneas...

caselo dijo...

La aridez del desierto se confunde con el aliento del guerreo. Bello texto amiga, en él vi huellas marcadas de caminos posibles sin transitar.¿Paradógico? Nada, simplemente son los sueños que se hacen realidad. Un fuerte abrazo

Carlos Eduardo

sky-walkyria dijo...

amor,
celebro que estes vivo
;-)

jmiguel
bienvenido
el poeta es libre para expresar,
las palabras,
en el mejor de los casos,
son una puerta o un camino

runer,
cuanto mas lejos vamos,
menos nos movemos.
En el centro seguimos
y mira hasta donde llegamos

caselo
en el desierto vemos el valor del agua
que tus sueños de guerrero se realicen