martes, 22 de julio de 2008

la nave


Llega la nave de tierras lejanas
surcando las grises aguas del tiempo.

Navegantes de mirada tranquila
se acercan a la costa.

Al verles, supe que siempre
les había estado esperando.

5 comentarios:

Henrique Jorge dijo...

Hola
Una reflexión que es una respuesta. Pero ¿su tiempo será igual al nuestro?
Noté que tienes a mi blog aquí. Gracias.

Pedro dijo...

El tiempo siempre recompensa al paciente. Si sabes esperar, tarde o temprano llegará esa nave salvadora que nos sacuda el polvo del alma y nos conduzca a parajes inhóspitos y excitantes.
Precioso poema.
Besos.

sky-walkyria dijo...

h jorge,
para acercarse a nosotros,
se acercan a nuestro tiempo,
a nuestra velocidad,
o somos nosotros que nos acercamos a ellos?

tu blog contiene valiosa informacion,
espero q muchos mas puedan leerte


pedro
entre saber esperar, y no esperar nada está el camino del encuentro,
besos

Abel Asvir dijo...

y que pasa cuando la nave no se detiene, cuando ya no quedan puertos, cuando viajar es lo unico que tiene sentido aunque sepamos con absoluta certeza que Itaca no es mas que un sueño, que Penelope nunca existio

hermoso blog

sky-walkyria dijo...

abel,
la nave se detiene en tu corazon,
solo tu puedas llamarla a puerto,

itaca es tu certeza, penelope tiene ojos en todos lados...

besos