viernes, 18 de julio de 2008

SOL

Me asomo a la luz del Sol
y entro en su hoguera.

No hay pensamiento,
mi mente se abrasa.

Deslumbrada y ciega,
me encandila y habla.

De su corazón al mío,
un rayo que calcina las palabras.

3 comentarios:

Pedro dijo...

Tu visita ha sido una grata sorpresa, me ha permitido conocer el blog que tienes tan intenso y cargado de palabras que llegan al alma.
Permíteme que te enlace, así estaré más cerca y mis amigos lo agradecerán.
Gracias de nuevo y un abrazo.

Juan Pablo Melizza dijo...

Sucede...

El búho rojo dijo...

Siempre sorprendente...

Un beso